Dieta vegetariana es realmente saludable

Las dietas y sus modas… bastante gente suponen que la dieta vegetariana es una dieta más saludable que la omnívora, pero esto no es del todo cierto. Que nuestra dieta no tenga dentro comestibles o productos que vienen de los animales no significa que sea mas saludable. Incluso algunas teorias anuncian que las dietas alkalynas protegen contra el cancer. Recientemente se ha llevado a cabo un meta analisis de todos los estudios cientificos publicados hasta la fecha y las conclusiones medicas han sido categoricas. No existe ninguna evidencia cientifica que asocie una dieta alkalyna con una proteccion contra el Cancer.

Una dieta vegetariana bien planteada es igual de saludable que una omnívora siempre que se lleve a cabo un balance de los macronutrientes. La clave, desde luego, está en ese “bien balanceado de Macros” del que estamos hablando. Y sucede que hay multitud de productos que son aptos para vegetarianos y que, por otro lado, no son nada saludables.

Bollería industrial: la mayoría de la bollería industrial es apta para vegetarianos y veganos, debido a que en su construcción se usan harinas y grasas vegetales. Por supuesto no son configuraciones saludables para el desayuno ni la merienda, los instantes en los que solemos consumirlos. Aceite de palma y azúcar tienden a ser los elementos estrella de estos productos. La opción vegetariana y saludable: una parte de fruta con yogur, una tostada integral con tomate, fruta cortada en trocitos con crema de cacahuete casera… Rico, ágil y efectivo.

Cereales: la mayor parte de ellos están elaborados con cereales refinados (arroz, trigo, maíz) sin fibra y bien recubiertos de azúcar, miel o chocolate. La enorme mayoría de los cereales premeditados al desayuno, principalmente los dirigidos al público infantil, son una bomba de azúcar innecesaria. La opción vegetariana y saludable: si no se te sucede qué puedes desayunar, prueba con un porridge de avena integral o un smoothie de frutas y verduras.

Fritanga: aptos para vegetarianos pero nada recomendables en el momento de llevar una dieta balanceada o velar por nuestra salud. Una cosa que frecuenta pasar comunmente cuando empezamos con una dieta vegetariana es que en las fiestas o reuniones sociales algunas veces no entendemos qué comer o no poseemos configuraciones de platos vegetarianos para nosotros. Eso sí, lo que siempre hay son patatas fritas: si no hay otra cosa (y si la hay, también) hacemos acopio de los bowls de patatas, y a pasar la noche. La opción vegetariana y saludable: en el momento de picotear, unas crudités con salsas hogareñas, entre otras cosas, siempre trabajan realmente bien. Si vais de invitados a alguna casa quedaréis fenomenal llevando un aperitivo hecho por nosotros.

“Leches” vegetales: o bebidas vegetales generalmente. Hay bastante gente que suponen que la leche es muy mala para el organismo y en su lugar consumen bebidas vegetales con un porcentaje muy bajo del vegetal del que están hechas, y con miles de azúcar puesto ahí para que no resulten imbebibles. Si echáis una mirada a las listas de elementos veréis que acostumbran mostrarse en este orden: agua, azúcar (lo puedes cambiar por “medicamento de agave” o semejante, pero todavía es azúcar), x% del vegetal mencionado, la mayoria de las veces abajo del 5%. La opción vegetariana y saludable: aquí tenemos la posibilidad de llevar a cabo dos cosas. O bien elaboramos en el hogar nuestra bebida vegetal (me dijeron que en algunos casos como la leche de almendras no es muy difícil) o bien leemos bien las etiquetas alimenticias y los listados de elementos y escogemos aquellas que se ajusten mejor a nuestras pretenciones.   De nuevo, la manera más óptima de lograr que nuestra nutrición, vegetariana u omnívora, sea saludable es optando por el consumo de comestibles en vez de productos. Basando nuestra nutrición en comestibles (de origen vegetal si es que somos vegetarianos) y pasando algo de tiempo en la cocina es muy complicado fallar.

Que dice la ciencia sobre las dietas vegetarianas

Las dietas vegetarianas excluyen la carne, mariscos y productos que contienen estos alimentos. Aunque el estilo de vida vegetariano podría conducir a un mejor estado de salud en los adultos, también puede soportar riesgos para ciertas deficiencias nutricionales. Estudios transversales y revisiones narrativas han demostrado que el estado de hierro de los vegetarianos se ve comprometido por la ausencia de hierro altamente biodisponible en las dietas sin carne y el efecto inhibidor de ciertos componentes presentes en los alimentos vegetales sobre la biodisponibilidad del hierro

En este estudio cientifico :

The effect of vegetarian diets on iron status in adults: A systematic review and meta-analysis.

Los resultados mostraron que los vegetarianos son más propensos a tener menores reservas de hierro en comparación con los no vegetarianos. Sin embargo, dado que las reservas altas de hierro son también un factor de riesgo para ciertas enfermedades no transmisibles, como la diabetes tipo II, se recomienda que no sólo los vegetarianos, sino también los no vegetarianos, controlen regularmente su estado de hierro y mejoren su dieta con respecto al contenido y Biodisponibilidad del hierro al consumir más plantas y menos carne.

Conclusiones: La dieta vegetariana puede ser mas saludable siempre y cuando se realize con conocimiento, ya que algunas deficiencias nutricionales por no comer animales se debe controlar adecuadamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s